Conectarse

Recuperar mi contraseña

Cosos 2

Gabriel Rousseau

Ir abajo

Gabriel Rousseau

Mensaje por Gabriel Rousseau el Sáb Nov 19, 2011 6:26 pm

“Sigo sin comprender porque debo pasar por este tipo de proceso. ¿Presentación? Por favor, yo solía presentarme frente a quien quisiera bajo mis propios motivos, no necesitaba que “esa cosa” me dijera que hacer o cuando hacer las cosas. Y aunque me negué varias veces, lo evite otro par mas, no pude ganarle. Que desgracia.

Al final, aquí estoy. Sentando en el parque con este sujeto a mi lado; mire con desprecio en varias ocasiones el lugar, por ultimo debió haber conseguido un lugar mas refinado, sin este toque… salvaje. No sé si sonríe o está enojado. Se balance de un lado a otro, quizás si está feliz… pero ¿Por qué lo estaría?

Qué locura… no sé como mierda termine con él aquí.”



Lo básico…


Nombre Completo: “Todos tiene uno, ¿Por qué tu serias la excepción?”

Principalmente, yo no soy ni seré como el resto – Respondió cruzándose tanto de brazos como de piernas – Soy mucho mejor, deberías notarlo con verlo. De cualquier manera, mi nombre es Gabriel, Gabriel Rousseau, es un placer –Sonriendo con falsa dulzura, la cortesía nunca estaba demás -

Apodo: “Algún nickname, sobrenombre, insulto o como sea que te digan. No es obligación tenerlo, aunque claro, pensaría que te quieren poco~”

No te confundas, a mi me quieren y desean, es obvio que tendré tantos apodos como puedas imaginar pero darlos uno a uno es un trabajo por el que no deseo pasar. Pronto tendré nuevos o repetitivos, depende de que sea lo que vaya a encontrar en esta triste ciudad.

Inclinación Sexual: “Hacia donde miras~ Oh, vamos, ni tú crees el ser normal, ¡Confiesa!”

Uhm… - Se quedo con los ojos cerrados pensando en la respuesta correcta – Creo que puede ser pansexual o bisexual, como quieras. No importa el género, solo debe hacerme sentir placer en todo momento o proceso. Animales no, a eso no le hago, pero entiendes de que te hablo… Supongo.

Raza: “Es lo más importante, ¿Qué rayos eres?”

Pfff… Preguntar eso es pecado, ¿No te lo enseñaron? – Comenzó a reír infantilmente cubriendo con delicadeza su boca – Miguel siempre me dijo que no debía revelar lo que era, podría ser lo último que dijera en la “vida” – Moviendo los dedos para resaltar aquella palabra –Pero… Miguel no está aquí y yo nunca obedecí.

… Soy un vampiro – Moviendo las manos y hablando con voz raspada, tratando de dar “ambiente” a esa confesión – Mis colmillos debieron delatarme, ¿No crees? – Sonriendo ampliamente solo para hacerlos notar mas -


Háblame de ti…

“¿Por qué debería hacerlo? Encuesté de manera inmediata, si había comenzado a hablarle solo porque no me dejaba en paz, pero no tenía tanta intención de continuar.

… Nuevamente… no sé en qué momento caí en su juego”



Edad: “Sorprenderás a muchos, ¿No?”

Mi edad… ha pasado mucho desde la última vez que pensé en ella… -Se tumbo en la silla de manera descuidada – Creo que debo tener entre seiscientos a setecientos años… no estoy muy seguro de ello…Pero… no importa esa edad, aparento como mucho unos dieciséis años. Eso es más importante, como luces define el cómo te tratan.

Cumpleaños: “¿Cuándo comenzó tu existencia? Danos fecha~”

Naci… como humano, el 25 de diciembre. Fui ese regalo indeseado tanto para mi madre como para mi padre. Me convertí en lo que soy hoy… - cerro los ojos una vez mas recordando aquella fecha, la veía tan lejana y la vez tan cercana – 24 de diciembre… Miguel se largo al reír al escuchar la fecha de mi cumpleaños y en como la había arruinado. El podía llegar a ser un completo idiota cuando se lo proponía.

Nacionalidad: “Lugar de Origen, dah.”

Sencillo. Paris, Francia. La ciudad más hermosa en todo el mundo – Alzo los brazos – No encontraras una ciudad como esa ni a gente como la suya. Deberías pasarte de visita, te aseguro que saldrás sorprendido. La ciudad del amor encanta a cada uno de sus visitantes~

Oficio: “¿Qué es lo que haces? Además de ocupar espacio, respirar mi oxigeno, etc.”

Primero que todo, yo NO respiro, no hay forma de gastar “tu” oxigeno. Y aunque respirara, tú serias quien ocupe de “mi” aire.

Siguiendo de eso, soy un tipo de empresario. Poseo mi propio negocio desde hace muchos años y lo he expandido, claro que nadie sabe que todas esas casas son mías ni se imaginan que son del mismo dueño.


Personalidad: “¿Cómo actúas? ¿Cómo piensas? Si es que piensas, claro. Solo descríbete.”

Uhm… - Se masajeo un poco la cien – Responder a esto es algo complejo… tardío… aaah… que pereza – Pronuncio inflando las mejillas, esto era algo que no quería hacer pero de que servía detenerse cuando ya había comenzado –

Soy una persona infantil la mayoría de las veces, desde cierto punto para mí todo es un juego. No me tomo las cosas con seriedad a menos que considere que deba actuar de esa manera. Soy egoísta, en ocasiones envidioso y celoso. Me gusta ganar en todo lo que hago u obtener todo lo que me propongo. Soy atrevido, sin vergüenza y arrogante, ¿Por qué debería sentirme inferior a otros?… En parte creo que se debe a la edad que tenía cuando me transformaron en esto – indicando sus colmillos con su dedo índice – digamos que…uhm… ¿Cómo decirlo?... después de todo, solo tenía dieciséis años, habían muchas cosas que no aprendí o comprendí y mucho en mi no tuvo oportunidad de cambiar o crecer, entre esas cosas hay parte de mi conducta y manera de pensar. Era solo un crio, consentido por una mujer, alejado del mundo, centrado en lo que consideraba bueno para mí – Miro a otra dirección antes de continuar – Soy desconfiado, la mayoría de los seres en el mundo no son más que pirañas buscando el momento para atacar, por eso evito fiarme de ellas, sexo de una noche, por llamarlo de alguna manera, ese es el tipo de trato que prefiero llevar. No podemos movilizarnos por el mundo basándonos en apariencias. Eso sería de ingenuos y yo deje de serlo hace mucho tiempo.

Suelo ser inquieto, me gusta estar en constante movimiento, sin importar con que, debo mantenerme ocupado, por ultimo moviendo los dedos o pensando. En ocasiones actuó de manera despectiva con quienes no parecen ser mi agrado. En otras ocasiones soy hablador y hasta exagero en lo ególatra que puedo llegara ser. En ocasiones creo que hablar sobre la vida es una pérdida de tiempo, lo mejor es disfrutar de las cosas que ella nos da. Suelo ser directo en cuanto a lo que creo o pienso, y tomo la iniciativa según el caso, depende de que quiera conseguir o hacer. Me aburro con facilidad de las cosas, personas y lugares, y de alguna manera siempre quiero ser el centro de atención. Lo que es mío, no lo comparto. Y cuando quiero algo, atropello a quien sea por tenerlo.

¿Qué más? – Se detiene mirando al extraño ser – No creo que deba decirte más cosas. Con todo esto debería bastar.


Gustos y Disgustos: “Si me haces explicarlo, te enlisto como idiota.”

No es necesario. Sé perfectamente lo que dices – Frunciendo el entrecejo, ofendido y cabreado –

Me gusta… el sexo, el placer, el sadomasoquismo – Comenzó contando con los dedos – La sangre, las serpientes, los reptiles en general. Me encantan los cumplidos y saber que es verdad. Me gusta que me encuentren la razón y que sigan mis juegos, me gusta el alcohol. Amo mi amada Francia y por supuesto lo lindo de mi Paris. Me gustan las personas de carácter fuerte y adoro controlar a los débiles, pero solo el controlarlos, aquellos que no saben defenderse me dan nauseas. Sentir el control es uno de mis grandes placeres. Me gusta tomar la iniciativa e ir hasta el final con todo lo que me proponga. Me gusta cómo me veo y como soy.

Me gustan las ropas de látex y cuero. Botas y cadenas como accesorios.

Odio que me traten como si fuera un idiota, que me menosprecien. Me molestan los idiotas y las mujeres chillonas. No me gustan los lobos y su olor es repugnante.

No me gustan las personas que no se preocupan de su cuidado personal y aquellas que se creen semidioses. Odio que no me escuchen y mucho más que me dejen cuando creo que se puede continuar.


Virtudes y Defectos: “Todos tienen un don, por muy insignificante que sea. Defectos, pfff, hay montones.”

Poseo una voz encantadora, por no decir que es angelical, tanto al hablar como al cantar puedo hacerte sentir en el cielo… poniendo el caso de esa manera, imagina como son mis gemidos – Pronuncia de manera provocadora y burlona – Aun teniendo la cara de un niño, poseo un intelecto mucho más alto que el de la mayoría. Mi delgado cuerpo es ágil y hasta felino.

Defectos… Defectos… Es más que claro que no los poseo, aunque… podemos decir que tengo un pequeño problema –Entrecerrando los ojos – Tengo un pequeñísimo defecto visual… me obliga a utilizar anteojos, pero aunque se me vean bien, pero fiero las lentillas. Así nadie sabe de mi problema.


(Usser: Gabriel es lunático emocional, según las fases de la luna, sus ánimos y carácter cambian. Las luces fuertes suelen molestarle e incluso le intimidan. Es infantil al punto de idiotizarse con algo y se pasa al ser celoso)

Enfermedades, Tic, Manías o Marcas: “No todos tienen este detallito siguiéndolo~”

Enfermedades… mi pequeño defecto visual. Tics no tengo ninguno. ¿Manías?… tampoco… ¿Marcas? – Se detiene pensando en aquella opción. Termina levantándose la camiseta que llevaba puesta mostrando su abdomen –Esta es la única marca que tengo… No he podido borrarla – Su mirada se había perdido en aquella marcar. La cicatriz ocupaba gran parte de su abdomen y estaba escrita en latín. “Roberto” Eso decía – Que más da~

Fetiches: “Uuuuuh… Quiero saber qué tipo de respuesta me darás.”

Morder o ser mordido, en especial la ultima. Es ese toque erótico que aumenta mucho más la excitación que siento en ese instante. Y si hay sangre de por medio es mucho mejor~
El masoquismo, eso es claro. Agreguemos grilletes, esposas y dagas, se forma el juego perfecto.

¿Con esto basta?



Que no se te suba el ego…
“¡Ja!”


Descripción Física: “Como eres a vista, ¿Tienes algo que destaca? Qué sé yo.”

Destaco en todas partes. Sin importar como me vista o como camine. Me gusta el captar miradas.

Partamos desde arriba.

Mi cabellera es blanca, hasta medio grisácea. Digamos que es culpa de una despigmentación natural, he sido así desde que tengo memoria, desde mucho antes. Tengo leves ondulaciones y los cortes de mi cabello son largos y cortos a la vez. Es largo, llegando hasta el inicio de mi trasero. Siempre tomado con listones diferentes y llamativos. Por adelante, es corto y desordenado. Mis cejas son delgadas y solo un poco más oscuras que mi cabello. Mis ojos, naturalmente son azules, pero entre juegos y trucos logre cambiar el color de uno, dejándolo rojo. En mis mejillas llevo tatuados dos símbolos diferentes, no te rebelare el significado ni el porqué los llevo. Mi rostro siempre lleva dulces sonrisas dibujadas, sin importar que tan falsas sean. Mi sonrisa es lo que más destaca en mí, además de los colmillos blancos y relucientes. Mis labios son delgados y bueno… no podría detallarlos mas, perderían la magia. Por cierto, tengo una lengua bipartida, igual que las serpientes – Sacándola igual que un niño solo por querer enseñarla -

Mi torso es semejante al de una adolecente, ciertamente es fácil confundirme con una chica, no es extraño que pase. Soy muy delgado, no peso más de cuarenta y cinco kilos y comparado a mi altura es un problema, solo por aclarar mido un metro con setenta centímetros.

Mis ropas son variadas y van de acuerdo al día y a mis ánimos. Puedo vestir desde la manera más arrebatada, con ropas de latex mostrando gran parte de mi cuerpo, así mismo puedo ir mas cubierto, con grandes abrigos, camisas, entre otras prendas. Uso botas con frecuencia, collares, cadenas y pulseras.

Mi piel es blanca como el marfil, suave y tersa. No tengo color ni siquiera puedo sonrojarme, a menos que haga fluir mis reservas de sangre. Cosa que solo pasa cuando estoy haciéndolo, no preguntes que, es fácil asimilarlo –Sonríe – Se-xo - Pronuncia para aclarar -

¿Qué más? Solo mírame y las dudas se te aclararan.

Conóceme:





Poderes: “Todo tiene un límite. Tú solo puedes tener 3 como máximo. Y recuerda bien, tú no eres Dios, ni tendrás tanta suerte”

Presencia, ¿Alguna vez te ha cautivado alguien con solo verle? Mi poder se basa en algo parecido. Es la habilidad de enamorar a otros con solo mirarlos. Podría enamorar estadios completos con solo ponerme en medio del gentío. Además el amor que sientan por mi puede pasar a altos niveles de obsesión, al punto en el que harían cualquier cosa por mí, mi felicidad y mi amor – Se larga a reír coquetamente – Darían su vida si fuese necesario.

Celeridad, es súper sencillo. Es como si fuera Flash. Puedo correr tan rápido que parece que desaparezco y aparezco. Es útil cuando vas tarde o cuando algo te aburre y no encuentras la manera perfecta para salir. Son divertidas las caras que ponen cuando “de la nada” estoy a sus espaldas.

Serpentis. Es mi don especial. – Con solo pronunciarlo su ojos parecen brillar y su sonrisa se extiende de sobremanera – Son varios niveles. El primero me concede ojos de serpientes, puedo ver con facilidad en la oscuridad y son hipnotizantes, especialmente con los humanos, hasta llegan a ser aterradores; yo los encuentro lindos – tomando sus manos frente a su pecho sonriendo ladino – el siguiente nivel convierte mi lengua en un arma letal; es afilada como cuchilla y puedo estirarla unos sesenta centímetros. El moverla es muy natural y es más rápida de lo que puedes imaginar. El tercer nivel es piel de víbora. Así como dice el nombre mi piel se transforma en escamas que me dan una mejor protección como si fueran un escudo. El único problema es que cubre todo mi rostro y mi boca y colmillos cambian asemejándose a los de una serpiente. El cuarto nivel me permite transformarme en una serpiente, tal cual como dije – asintiendo orgulloso de su poder – con esa forma tengo unos 30 cm de diámetro y puedo moverme y atacar igual que una serpiente, me facilita los escapes, si es que los necesito. El último nivel se llama Engañar a la Balanza de Anubis, su función… es un secreto – Sonriendo divertido, ni en mil años confesaría como funciona ese nivel -


Extra: “¿Algún datito curioso que quieras dar?”

Uhmmm… - Levanta el rostro mirando al cielo, abre la boca y con su legua poco a poco saca una daga de su garganta – Esta amiguita, siempre está conmigo. Es una ayudita extra – Deslizando la llama de sus dedos por el filo antes de volver a “guardarla” – Mide como mucho unos diez centímetros y solo la puedo sacar haciendo uso de mis poderes.

Mascota: “Ni lo preguntes, cualquier cosa que lleves a rastra de manera sumisa puede ser tu mascota, eso creo…”

Tú podrías ser una –Responde desafiante – La verdad, ya no tengo. Antes tenía una Boa constrictor, pero eso fue hace mucho tiempo.

Accesorios: “Lo que sea que lleves como extra contigo. No, tu mascota no cuenta acá”

Uhm… depende mucho de las ropas que lleve puesta. Según eso veras que tipo de accesorio llevo. Pero siempre llevare mi teléfono celular y mi psp, no vivo sin ella.



En fin…
“Ya era hora.”


Historia: “¿Qué paso? Ahora prefieres quieres callar, ¿No? Cuéntale al publico tu vida, pequeña rata.”

Es tan larga y agotadora. Tan asquerosamente molesta.

Detalles, detalles, detalles. Todo se vuelve realmente insignificante a medida que el tiempo pasa. Ves como los seres a los cuales querías envejecen y perecen y tú, aun sigues de pie, luciendo como si aun fueras un niño… Peter Pan… Anne Marie me leía esa historia durante las noches, me arropaba aunque fuera innecesario y por años me dijo que siempre le recordaba a él. “¿Alguna vez crecerás?” Pregunto una vez… Nunca le pude responder. Hubiese abandonado la inmortalidad solo para morir junto a esa hermosa mujer. Oh, cuanto la amaba.

Siglo XIV

Casi no puedo recordar cómo eran los tiempos cuando nací. Los tiempos eran horribles, casi cavernícolas en comparación a lo que se es hoy, Salvajes con tecnología. Pero mis inicios no tienen nada muy divertido. Históricamente el siglo XIV estuvo inundado de guerras y plagas catastróficas para toda Europa. La peste bubónica se había terminado unos años antes, así que digamos que ya me había salvado de una. Claro que el idiota que teníamos por rey la había fregado. Comenzó la guerra de los Cien años, que se sostuvo contra Inglaterra. Cada día que pasaba todo era peor en la precaria Francia. Así que por decirlo de alguna manera naci en medio de una guerra. Yuhu, mi madre no sabía en qué agujero lanzarse.

Nací en el año 1359; mi madre era una prostituta más y mi padre, un hombre de gran puesto. En estos años, la prostitución no era tan alta y siempre mal vista. Que ella cometiera el error de quedar embaraza le ocasiono problemas y si alguien se enteraba del padre significaría mucho pesar, para todos. Mi padre, tan orgulloso y siempre “recto” no podía permitir que alguien se enterara que tenía un hijo fuera de su matrimonio, una abominación. Le pago a mi madre, por su silencio, a su amiga para mantenerla lejos de él y aun tercero, que nos llevaría dinero de forma constante y guardaría silencio. Todo le funciono de maravillas. Maudit.

Vivimos por mucho tiempo en uno de los lugares más horribles de parís, ocultos. Mi madre, seguía siendo una puta de mierda y Anne Marie, su amiga de la vida, cuidaba de mí. “Maman” lloriqueaba en las noches, despertando asustado. Ella nunca estuvo ahí. Siempre solo.

Me fui dando cuenta de cuando me parecía a mi madre, era como una pequeña niña. Una vergüenza para esa mujer. Mis ojos era como los suyos, mi cabello crecía y crecía, mis facciones eran como las suyas. Todo me recordaría siempre hijo de quien era. Y ella no podría negarme.

Bueno, siempre fui muy listo. Al cumplí seis años me las había ingeniado para aprender a leer y escribir. El hombre que le llevaba el dinero a mi madre sentía pena por mí y siempre me daba una parte del dinero, comida, la que no probaba, y traía las cosas que el hijo legítimo de mi padre ya no quería.

No detallemos mucho. Todo es mugroso dinero lo fui guardando, la comida la intercambiaba por dinero o ropas, cosas mas útiles que la comida. Mi madre nunca se entero y Anne Marie todo lo cubrió, siempre me apoyo y se quedo a mi lado, como si ella fuera mi verdadera madre. Por años junte dinero.

En el año 1375 tuve mi muerte y mi renacimiento. Solía salir por las calles de parís a dar vueltas nocturnas, apreciando el espectáculo que algunos hacían. No me acercaba a ellos pero siempre podía escucharlos. Hasta que… el dio conmigo, había encontrado el momento preciso. Su larga cabellera rojiza y esos ojos tan finos. Sus ropas refinadas y esa voz angelical. No pude huir, no había manera de hacerlo.

Miguel, su apellido no lo quiero recordar. Me secuestro al comenzar diciembre. Me tomo cada noche como si fuera la última. Se llevo todo lo casto que podía tener mi cuerpo. “Je t’aime”, “je souhaite”, “j’ai besoin de toi” Lo repetía incansablemente mientras sus manos recorrían mi delgado cuerpo. Parecían conocerlo completamente. Llore, grite y me canse. Sentía dolor y placer, angustia y pesares. Quería morir. Parecía que lo disfrutaba cada noche más. Solo en las noches, durante los días me quedaba solo en esa habitación, sin oportunidad de mirar por la ventana y clamar por ayuda. Bebía de mi (No solo mi sangre, no sé si entenderán) y yo caía, caía cada vez más en sus juegos.

Una noche lo confesó. Que era. Yo no le creí, hasta que sus colmillos rompieron una vez más mi piel y bebieron hasta la última gota desangre que mi cuerpo tenia. Cuando abrir los ojos ya era lo que soy y él me enseñaría por años que hacer y cómo hacerlo.

Aunque pude volver a Anne Marie no fue tan eterno como quise. Murió años mas tarde de tuberculosis. Era tan joven y hermosa, me había abandonado y yo no pude hacer nada para ayudarla. Ella no quiso ser como yo, quería morir y que yo siguiera “viviendo”.

Siglo XV

¿Escuchaste alguna vez de Juana de Arco? Si que fue una mujer hermosa y fuerte. Miguel me la presento antes de que liberara a Orleans de los Ingleses. Siempre fue muy decidida y parecía que nada podría derrotarla. Nunca he creído en el amor, pero ella me cautivo. Y, aunque el fuego me causara tal temor no pude evitar estar ahí, verla arder en llamas acusada de brujería. Oh Jeanne, tan altiva permaneciste hasta el final, incluso con las llamas consumiéndote continuabas tan hermosa y justa. Cuando solo quedaban cenizas una paloma blanca nació de ellas y se dio a los cielos. Es un mito muy conocido. No puedo decir si es verdad, en honor a ella, solo debe ser un secreto.

Antes de terminar el siglo, abrí dos burdeles en Francia. Ya había comenzado mi negocio y me estaba yendo bastante bien, en estos años era el “boom” la prostitución.

Siglo XVI

Nada relevante. Solo mas guerras, algunas ganadas otras perdidas. Miguel y yo continuábamos juntos, como amantes y compañeros. A finales del siglo, nos separamos. No nos soportábamos y yo, ya sabía lo que necesitaba. Podía sobrevivir por cuenta propia.
No lo volví a ver.

Siglo XVII; XIX; XX y XXI

… Ya me estoy cansando. Dije que esto iba a ser tedioso – Cruzándose de brazos - ¿Qué esperabas de alguien con mi edad? Solo piensa históricamente, muchos sucesos, cambios, mejoras. Todo fue cambiando y yo continuaba igual. Tuve que adaptarme a cambio de épocas fuertes. Sobrevivir no solo del mundo mortal si no también del mío, por si fuera poco. Cada cincuenta años debía morir y nacer con otros nombres, solo para poder seguir existiendo como persona jurídica en el mundo de los humanos.

Me he encontrado con muchos seres y ahora, viviendo mi nueva vida recupere mi nombre.
Al comenzar el siglo XXI cometí el error más grande de mi vida. Me enamore. Un vampiro como yo me idiotizo al punto de tener que marcarme su nombre para no olvidar lo traicionero y horroroso que es el amor. Una experiencia que no deseo repetir.

¡No hay nada más que debas saber! – Su rostro reflejaba lo enojado que estaba en esos momentos -


¿Cómo llegaste a la ciudad?: “Confiesa de una vez, ¿Qué te trajo a este basurero?”

No hay nada lindo en ella, nada que se le compare a mi amado Paris, pero… hay muchos seres diferentes. De esos que nunca he visto, incluso con tantos años encima. Estoy ansioso por conocerlos. Me pregunto qué tan bien saben~



-------


Origen: Hiver Laurant / Roman – Sound Horizon

_________________

La vida esta llena de sorpresas, pero... ¿Eso importa?
Gabriel Rousseau
Gabriel Rousseau
Vampiro

Mensajes : 10

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Gabriel Rousseau

Mensaje por Darius Seiffert el Dom Nov 20, 2011 9:32 pm

Ah~! -Da un largo y exagerado bostezo sin cubrirse la boca y llegando a lagrimearle los ojos- Bien, bien, larga historia al igual que todos los de tú tipo… -Replicaba con algo de molestia mientras humedecía sus labios secos tras el bostezo-

Bienvenida no te daré porque no la mereces… Pero puedes pasear por la ciudad, en cuanto no nos topemos –Aclara con severidad-
Darius Seiffert
Darius Seiffert
Licano

Mensajes : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.